to top

Destino Típico del Otoño en Corea: Naejangsan

Es imposible que el otoño pase desapercibido en Corea. Los colores cambian drásticamente, el cielo bien azul y los árboles en tonos que van de amarillos a rojos intensos. Y es típico de los coreanos el viajar hacia ciertos lugares donde se disfruta de estos paisajes en todo su esplendor. La pregunta es ¿a dónde viajan?

En este post quiero hablar de uno de los destinos más típicos del otoño en Corea, la montaña Naejangsan (내장산).

¿Dónde está Naejangsan?

Naejangsan está al suroeste de Corea, en la Provincia de Jeollabuk-do (전라북도, Jeolla del norte), ciudad de Jeongeup (정읍시). En auto el trayecto es de unas 3 horas desde Seúl, y también se puede acceder en bus. Primero se toma un bus hasta “Jeongeup Intercity Bus Terminal” y para llegar a la montaña toman ahí mismo en la estación el bus No. 171 hasta el Parque Nacional Naejangsan.

Ya sea que viajes en auto y te quedes en los estacionamientos habilitados, o viajes en bus, llegarás a una zona con varios restaurantes y negocios. Desde ahí debes caminar un tramo de unos 5 a 10 min hasta la entrada del lugar.

Entrada y algunas opciones:

La entrada a Naejangsan por adulto es de 3000 won (menos de 2.6 USD) y 700 para niños. En estricto rigor uno paga por entrar al templo, no por el parque mismo. Y ojo que para pagar la entrada puede que haya muucha gente, pero fíjense que hay una cabina aparte para extranjeros que tiene mucho menos o nada de fila. Y por cierto, un detalle no menor es que hay que pagar en efectivo y no hay dónde encontrar un cajero ATM por ahí cerca, así que no se les olvide llevar dinero.

Y acá una opción. Luego de pagar la entrada habrá una segunda fila, esa es para tomar un bus que lleva directo al templo Naejangsa y al teleférico. Este busecito cuesta 1000 won (1 USD aprox.) y el trayecto es de unos 10 min. Si lo haces caminando es alrededor de 40 min o 1 hora dependiendo del paso.

Nosotros de ida tomamos el bus, y caminamos el trayecto a la vuelta. Sirve para ganar tiempo, pero el camino que recorres a pie es bastante bonito, así que recomiendo caminarlo al menos una vez.

¿Qué ver en Naejangsan?

El Parque Nacional Naejangsan completo tiene una extensión superior a los 80 km2, por lo que obviamente es imposible recorrer completo en un día o dos. Pero al menos les recomiendo visitar la lista de los siguientes lugares que les dejo a continuación. Todos ellos de fácil acceso, sin hacer una larga caminata si no quieres o puedes. De hecho, nosotros los hicimos con Inha (con 3 años) y llevado su cochecito (carriola).

Naejangsa (내장사)

Naejangsa (내장사) es uno de los templos en medio del Parque Naejangsan. Se afirma que fue originalmente construido en el año 636, durante la dinastía Baekje, en el período de 3 reinos de Corea. Sin embargo, los edificios que se ven hoy en día son en su mayoría relativamente recientes, puesto que los originales fueron destruidos por completo durante la segunda invasión japonesa y la Guerra de Corea.

Cada edificio del templo tiene la montaña de fondo, y es realmente bonito disfrutar de los colores. Yo me obsesioné con los relieves y pinturas en sus puertas y ventanas.

Uhwajeong (우화정)

Este edificio es sin duda el ícono del otoño y Naejangsan, y por ende de los lugares más populares de la zona.

El pabellón es una construcción bastante reciente, del 2016 aunque intenta seguir el estilo coreano tradicional en su arquitectura. Este pequeño edificio está sobre un estanque, y está rodeado de árboles en sus tonos rojos que además se reflejan en el agua. Es un paisaje realmente hermoso. Si tienen la posibilidad de ir temprano en la mañana, hasta las 8 am, podrán ver algo de bruma aún sobre el agua, que le da un efecto aún más especial y bonito.

Baegyangsa (백양사)

Baegyangsa (백양사) es otro de los templos que hay en el área de Naejangsan, y este fue sin duda mi lugar favorito del paseo. De hecho, puede que se haya transformado en mi templo budista favorito en todo Corea.

Al igual que el templo anterior, fue fundado durante la dinastía Baekje, un par de años antes (en el 632) que el Templo Naejangsa. Y tres de los edificios que componen el templo son considerados patrimonio cultural de Corea por su antigüedad y estado de conservación.

Pese a que parte del templo estaba en remodelaciones cuando fuimos, pudimos apreciar su belleza en perfecta armonía con el entorno natural. La imagen de los edificios con los riscos y la montaña de fondo era realmente impresionante.

Por cierto, el nombre Baegyangsa, en español “templo de la cabra blanca”, tiene su origen en una leyenda que cuenta sobre uno de estos animales escuchando las oraciones de uno de los monjes en el templo. Se dice que la cabra era originalmente un dios, que al cometer pecados fue reencarnado en el animal, pero que gracias a las oraciones del monje había vuelto a llegar a la iluminación ¿Interesante o no?

La entrada a este templo tiene el mismo valor que el del anterior, es decir 3000 won por adulto. Lo bueno de este templo es que en auto puedes llegar hasta la entrada misma sin hacer trekking si no quieres. Eso sí el estacionamiento se paga aparte y el valor es de 5000 a 7500 won dependiendo del tipo de auto.

Por cierto, el día que fuimos no me quedó claro si el templo siempre lucía tan lleno de flores y otros adornos, o había algún evento especial. Porque realmente me llamó la atención la cantidad de intervenciones bellas que había en el lugar. Muchos trabajos manuales en exhibición, muchísimas flores, y hasta un par de juegos para niños. Cosa que nunca vi antes en un templo budista.

Y para terminar con Baegyangsa… si hacen todo el viaje hasta Naejangsan, algo que no se pueden perder es la hermosa vista que hay desde el estanque de Baegyangsa. Ver como se reflejan Ssanggyeru y la montaña de fondo es uno de las vistas más hermosas que he visto en las montañas.

Algunas recomendaciones generales:

Naejangsan es realmente popular en otoño. De verdad que medio Corea está ahí metido para disfrutar de los árboles. Así que aquí van algunas recomendaciones:

  • Evitar los fines de semana. Si tienes opción de ir en la semana, házlo.
  • Ir temprano. Siempre es la mejor opción para evitar tumultos. Idealmente llegar ahí alrededor de las 8 am.
  • Si vas en auto es posible que no encuentres estacionamiento en el mismo parque (si llegas después de las 9am es prácticamente imposible). Pero si comes en alguno de los restaurantes, te dejan estacionar por todo el día. Pregunta por esta opción antes de entrar y comer. Te deberían dar un ticket para el estacionamiento.

Y algunas otras recomendaciones:

  • Tomar el teleférico en Naejangsa. El teleférico es la manera fácil de llegar al mirador, bueno fácil si llegan temprano, de lo contrario tienen que hacer una larga fila y esperar al menos 1 hora para poder subir.
  • Probar la comida de la zona y en el mercado. Justo a la entrada del parque verán puestos de comida de todo tipo, desde el típico kimbap, hasta otros snacks menos comunes de ver en la ciudad. Algo típico de la época es disfrutar de las castañas asadas.

Y bueno, así como lo he dicho para la primavera y sus cerezos en flor. Les digo que en Seúl, y prácticamente en todos lados hay lugares donde disfrutar de los colores de otoño. Pero si tienen la oportunidad de viajar a estos lugares iconos y famosos, háganlo. No sólo es bello, es impresionante.

¿Qué les pareció Naejangsan? ¿Estarían dispuestos a hacer el viaje?
Otoño en naejnagsan, Corea

Claudia

Soy Claudia, una chilena que ha estado viviendo en Corea del Sur durante los últimos 8 años. Casada hace 7 con Joon, un coreano que conocí en Chile, y con quien juntos recientemente nos convertimos en padres de una pequeña coreana-chilena.

Leave a Comment