Como Es La Adiccion A La Comida?

Como Es La Adiccion A La Comida
La adicción a la comida, también llamada ingesta compulsiva o trastorno por atracón, es un problema de alimentación por el que las personas consumen cantidades ingentes de comida a corto plazo. La ingesta de alimentos llega a producirse sin necesidad de tener hambre.

La adicción se desencadena cuando la persona afectada pierde el control de su alimentación y su cerebro se comporta como si estuviera ingiriendo una droga. Los adictos a la comida suelen comer en espacios privados, ya que en la mayoría de ocasiones se sienten culpables por ello. Este problema se puede parecer a algunos tipos de trastornos de la conducta alimentaria como puede ser la anorexia, la bulimia y vigorexia, todas ellas se dirigen a compensar la culpabilidad provocada por la falta de autocontrol.

La principal diferencia con estos trastornos es que, en el caso de la adicción no se causa el vómito. Por esta razón, en muchas ocasiones la persona afectada gana mucho peso, lo que le lleva a la obesidad. Actualmente, la adicción a la comida se ha convertido en un problema social que aumenta progresivamente, Como Es La Adiccion A La Comida

¿Cómo es una persona adicta a la comida?

¿Qué es la adicción a la comida? – La adicción a la comida se caracteriza por ser un trastorno psicológico que hace que algunas personas sean incapaces de controlar sus impulsos a la hora de comer. Estos comportamientos adictivos pueden aparecer en diferentes trastornos alimenticios como el trastorno por atracón, la bulimia nerviosa o la obesidad.

  • En el caso de la sobreingesta compulsiva se producen forma regular atracones sin control por parte de la persona.
  • Se inician de forma súbita y van precedidos de una sensación de hambre voraz produciéndose una rápida ingestión de alimentos y con un alto contenido calórico Las personas con adicción a la comida comen sin control más de lo habitual y en mayores cantidades de forma recurrente incluso sin tener hambre real o sentirse llenos, pese a los problemas que les genera tanto a nivel físico como emocional.

Suelen ocultar su problema comiendo a escondidas o en solitario. Normalmente la comida se utiliza para aliviar estados emocionales negativos (depresión, ansiedad, insatisfacción) o problemas familiares o de otro tipo. Aunque, posteriormente, como resultado de la gran cantidad de alimentos que se consumen surgen sentimientos de culpabilidad, vergüenza, ansiedad.

¿Cómo se llama la adicción de comer?

ONICOFAGIA EN ADULTOS (Costumbre de comerse las uñas)

  • María Viridiana Torrijos Valencia*
  • Wulfrano Sánchez Meraz**
  • Jairo Mariel Cardenas**
  • Francisco Gutiérrez Cantú**
  • Humberto Mariel Murga**
  • En la actualidad los seres humanos, debido al estrés y la tensión del mundo moderno, hemos adquirido malos hábitos que desplegamos sin darnos mientras realizamos nuestras actividades diarias.
  • La mayoría de las veces dichas costumbres comienzan desde la infancia y continúan a través de los años hasta llegar a la edad adulta, funcionando como un mecanismo para descargar la energía sobrante durante el día.
  • Identificar de manera oportuna

En lo que a malas prácticas bucales respecta, éstas pueden acarrear serios problemas a quien las presenta. En razón de ello es que profesionales de la salud como odontólogos generales, ortodoncistas, psicólogos, psiquiatras, deben examinar a cabalidad a sus pacientes para identificarlas de manera oportuna y sean atendidas correctamente.

  1. Una de las más comunes es la onicofagia, del griego onyx (uña) y phagein (comer), definida como la manía de comer o morderse las uñas con los dientes, provocando daños en los dedos, dientes y las uñas mismas, causando infecciones y dando un aspecto desagradable a las manos.
  2. La punta del iceberg
  3. En ocasiones es sólo una rutina mal adquirida, pero a veces también es el síntoma de perturbaciones mayores como el trastorno de ansiedad generalizada, enfermedad que requiere de atención psicológica especializada.

Lo más importante para desprenderse de un hábito así es tener la convicción de querer hacerlo. Debe hacerse consciente que una costumbre de este tipo se activa cuando atravesamos un episodio de estrés o depresión, brindándonos una sensación placentera que ayuda a contrarrestar tal evento; no obstante, es forzoso ponerla en perspectiva frente a las motivaciones y los beneficios que proporcionaría el abandonarla.

  • Estar alerta
  • Establecer una fecha límite para eliminarla totalmente resulta de gran utilidad, complementando esto con actitudes autocríticas tales como reconocer que las manos lucen descuidadas posteriormente a morderse las uñas, además de afectar la salud.
  • Si alguien manifiesta una actitud depresiva constante o el estrés lo domina la mayor parte del tiempo, lo que requiere es ponerse en alerta y tratar de controlar los impulsos que lo conducen una y otra vez a esta práctica nociva.

Al principio será difícil, claro, pero poco a poco se irá dando cuenta que si se lo propone puede concretarlo. En caso de no lograrlo es recomendable buscar ayuda psicológica profesional, porque una manía de estas características acaso sea difícil atacar por cuenta propia.

  • Lesiones en las cutículas.
  • Deformación de las uñas.
  • Deformación de las articulaciones de los dedos.
  • Paroniquia (infección bacteriana o micótica en la piel situada alrededor de las uñas que aparece hinchada y enrojecida, puede llegar a ser crónica).
  • Complicaciones dentales y de la articulación temporomandibular.
  • Malestar psicológico, pues los afectados llegan a sentirse avergonzados de la apariencia de sus uñas, que suele ser juzgada socialmente de modo severo si es desagradable.
You might be interested:  Que Comida Te Hace Crecer De Altura?

Recomendaciones Hoy en día es bastante común observar onicofagia en individuos de toda índole, sin embargo padecerla no resulta saludable en modo alguno, de ahí que se han generado diferentes terapias para desprenderse de ella. Nosotros recomendamos llevar a cabo lo siguiente:

  • Cuidar las uñas: limarlas, pintarlas, colocarles algún esmalte transparente; asimismo, dejarlas crecer o recurrir a una sustancia con sabor desagradable para untárselas, de manera que nos alerte ante la conducta repetitiva.
  • Retirar la mano de la boca en cuanto se percibe el deseo de morder y ocuparla en alguna otra cosa.

Identificar las situaciones que inducen el comportamiento obsesivo e intentar neutralizar el estímulo.

Acudir con un psicólogo o psiquiatra para atacar el problema frontalmente.

*Medico Estomatólogo egresado de la Facultad de Estomatología, Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Correo: [email protected]

  1. **Catedráticos de la Especialidad en Ortodoncia y Ortopedia Dentomaxilofacial, Facultad de Estomatología, Universidad Autónoma de San Luis Potosí.
  2. Edición: Eliseo Hernández Gutiérrez
  3. Ilustración: Francisco J. Cobos Prior
  4. Dir. de Comunicación de la Ciencia, UV
  5. Correo: [email protected]

: ONICOFAGIA EN ADULTOS (Costumbre de comerse las uñas)

¿Cuándo se considera que es una adicción?

Se considera adicción, porque es difícil intentar dejar de consumirlas, ya que provocan alteraciones cerebrales en los mecanismos reguladores de la toma de decisiones y del control inhibitorio y porque el usuario de las mismas dedica gran parte de su tiempo en la búsqueda y consumo de ellas.

¿Cómo romper la adicción a la comida?

Pautas para superar la adicción a la comida Cada vez hay más evidencias de la estrecha relación que existe entre el sobrepeso, ciertos factores psicológicos, como las alteraciones del estado de ánimo y la percepción de la comida como recompensa, y las emociones, la motivación o incluso, el comportamiento adictivo.

Según explica la doctora Reina García Closas, investigadora y coautora de ‘Emodieta. Controla tus emociones, controla tu peso’ (Salsa Books, 2014), las emociones y los estados de ánimo influyen en la ingesta de alimentos, en los hábitos alimentarios y en el aumento de peso y a la inversa: el tipo de dieta influye en el estado emocional y en la resistencia al estrés.

García Closas señala que el estrés fomenta el aumento de peso ya que en situaciones estresantes se segregan corticoides y grelina que inducen la selección de los denominados alimentos “confort” ricos en azúcares, grasas y sal. “Este tipo de alimentos nos aporta una sensación inmediata de placer y recompensa que disminuye la sensación de estrés percibido y refuerza inconscientemente nuestro comportamiento estresante”, señala.

Los mecanismos físicos que intervienen tras el consumo de estos alimentos inducen a seguir consumiéndolos además de favorecer el sedentarismo y reforzar la apetencia por los alimentos confort, disponibles por todas partes y de bajo precio. “La publicidad subliminal y constante, los factores socioeconómicos, laborales y familiares estresantes, la crisis económica y de valores prolongada o la falta de tiempo y las prisas inducen el sedentarismo y que afloren conflictos emocionales larvados, dando lugar a un cóctel servido para aumentar de peso”, apunta la doctora.

En este entorno “obesogénico”, el factor emocional parece explicar la mayor parte de los fracasos a largo plazo en los programas de pérdida de peso. A pesar de la información sobre alimentación y hábitos de vida saludable que llega a la población general a través de campañas de Salud Pública, la prevalencia de obesidad no disminuye.

  • Además, para la autora mantener el peso ideal a largo plazo se nos hace muy complicado dado que vivimos en un mundo donde convergen: globalización del modo de alimentación anglosajón frente al más saludable mediterráneo, disponibilidad ilimitada de alimentos procesados atractivos y apetitosos, estilo de vida sedentario, estados emocionales en los que prevalece el estrés y la ansiedad, una pérdida de poder adquisitivo que redirige a los alimentos más baratos y también más insanos y el hedonismo que busca el placer y la recompensa inmediatos.
  • “En consecuencia, sólo el 10% de los individuos mantiene su peso sin hacer un esfuerzo consciente”, concluye la especialista.
  • Adictos a los alimentos sabrosos

Investigaciones recientes han concluido que los alimentos muy sabrosos (confort) podrían inducir procesos adictivos. Los hidratos de carbono refinados producen en el cerebro más serotonina, dopamina, endorfinas y opioides que dan lugar a efectos sedantes y placenteros.

El rasgo que identifica una conducta adictiva es que la persona se ve impulsada a realizarla a pesar de sus consecuencias negativas, como respondiendo a un mandato interior, y no por propia elección. Los adictos a la comida tienden a utilizar sustancias depresoras (sedantes, tranquilizantes, somníferos, alcohol) o estimulantes (café, bebidas de cola o cocaína) en exceso.

“Uno puede considerarse potencial adicto a la comida si trata de ejercer un severo control sobre el impulso de comer, independientemente de la cantidad o frecuencia con que lo haga, o si tiene la impresión de que la comida lo domina”, apunta. Los estudios neurocientíficos muestran que las personas proclives a la adicción tienen niveles bajos de receptores de dopamina en determinadas áreas del cerebro.

  1. García Closas explica que estos estudios han demostrado además que en las personas adictas a la comida se activan las mismas áreas cerebrales ante la visión del alimento que en las adictas a la cocaína u otras sustancias o conductas adictivas.
  2. “El problema surge si en lugar de utilizar la comida para satisfacer el hambre, y sentir placer al hacerlo, se utiliza para tratar de satisfacer necesidades emocionales legítimas pero no satisfechas como sentirse querido, seguro o no angustiado”, aclara García Closas.
  3. 7 claves para superar la adicción a la comida
  4. Los aspectos a considerar para hacer frente a la adicción a la comida serían según García Closas:

1. Aspectos dietético-nutricionales: tomar alimentos y suplementos que contengan precursores de dopamina como la tirosina (por la mañana, cuando tenemos el pico de dopamina en el cerebro) y de serotonina como el triptófano (por la tarde, cuando tenemos el pico de serotonina cerebral).2.

Aprender a diferenciar “hambre” y “apetito”: el hambre es la sensación fisiológica que permite satisfacer nuestras necesidades biológicas mientras que en el apetito intervienen estímulos sensoriales y emocionales de origen externo e interno, e influyen hábitos alimentarios y numerosos aspectos socio-culturales.3.

Evitar alimentos adictivos o “confort”: ricos en hidratos de carbono refinados y grasas, como alimentos para paliar emociones negativas (ansiedad, depresión, estrés, soledad, etc.) o para utilizar como premio o recompensa. Utilizar como alternativas ejercicio, música, hablar con amigos, un baño caliente, etc.4.

Afrontar las dificultades de la vida de un modo eficaz: debemos aprender a observarnos a nosotros mismos para identificar el problema, los mensajes que nos envía nuestra mente y, de forma asertiva, modificar la situación que genera el malestar. Si ello no es posible, aprender a distanciarse del problema, a relativizarlo, a ser positivos.

Para frenar nuestro sistema de creencias adictivo, hay que adquirir las habilidades para actuar ante la necesidad imperiosa de comer y las herramientas necesarias para gestionar mejor nuestras emociones.5. Aprender a desarrollar actividades alternativas a la comida para enfrentarnos a situaciones difíciles.6.

You might be interested:  Que Comida Te Hace Engordar Mas Rapido?

Respetar el ritmo diario de trabajo-ocio-descanso : aplicar la regla de 8 horas para cada uno de estos tres ámbitos de la vida.7. Respetar la tríada alimentación saludable-actividad física- relajación/control del estrés : junto a una dieta variada, dedicar tiempo a la actividad física (mínimo 30 minutos/día) y a actividades de relajación (yoga, meditación, acupuntura, ‘mindfulness’ o atención plena).

: Pautas para superar la adicción a la comida

¿Por qué te da ansiedad de comer?

Ansiedad por comer o comer con ansiedad ¿Qué es y cómo tratarla? Como Es La Adiccion A La Comida En la consulta de un dietista-nutricionista es muy común escuchar la expresión: “No he podido seguir la dieta porque he tenido ansiedad y he estado picando”. Pero, ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué al sentir ansiedad la calmamos con comida? Sentir ansiedad es una señal de que llevamos demasiado tiempo sin escuchar las necesidades de nuestro cuerpo-mente,

  • Si no tenemos las herramientas necesarias para gestionar esta emoción, puede desembocar en que estemos constantemente picoteando.
  • Del sofá a la cocina, de la cocina al sofá, abriendo los armarios para ver qué podemos comer. Un poquito de chocolate, un poquito de pan, un poquito de queso, un poquito de
  • Y ese poquito a poco se va convirtiendo en un lastre que pesa y no nos deja avanzar en conseguir aquellos propósitos que queremos alcanzar.
  • El problema en sí, no son los alimentos que ingerimos, sino que el problema aparece cuando no sabemos escuchar el mensaje que la ansiedad tiene para nosotros, porque lo tapamos con comida.

Es importante que tomemos consciencia de si la ansiedad por comer es algo pasajero, como por ejemplo, puede ocurrir en momentos de cambio, como durante el embarazo y la lactancia, épocas de exámenes, etc. O es algo que lleva conviviendo con nosotros desde hace ya mucho tiempo.

Aunque no nos consideremos comedores compulsivos, porque no nos demos grandes atracones, no debemos darle menos importancia de la que se merece. El es una respuesta a carencias internas, de las cuales debemos responsabilizarnos. Los factores que provocan este sensación pueden ser varios: ¿Te has preguntado alguna vez cómo te hablas? ¿Cuánto eres de exigente contigo mismo? ¿Qué tiempo te dedicas exclusivamente para ti? ¿Cómo te demuestras afecto? Estas son preguntas claves para comprender cómo es la relación con uno mismo.

Si la mayoría de las veces que me escucho, oigo una voz crítica con creencias negativas sobre mí mismo. Si siento que nunca soy suficiente. Si no me dedico tiempo de calidad. Si estoy desconectado de las señales de mi cuerpo No es de extrañar que la ansiedad venga a visitarnos. Como Es La Adiccion A La Comida Como Es La Adiccion A La Comida El estrés es una respuesta natural de nuestro cuerpo para prepararnos ante una situación compleja. Nos ayuda a aumentar nuestra concentración, motivación y energía. Por lo tanto, el estrés en sí es bueno. Pero, ¿qué ocurre cuándo el estrés nos acompaña día tras día? La hormona del cortisol pasará a estar en grandes cantidades en nuestro organismo, generando así, efectos negativos.

Nuestro cuerpo-mente, lo interpretará como un peligro y la ansiedad se activará. En la comida encontraremos un refugio, un desasosiego, un momento en el que dejaremos de luchar para sentirnos en paz. Si nos cuesta expresar lo que sentimos, ser asertivos, decir aquello que necesitamos del otro Puede desencadenar en un estado ansioso, donde siento que nunca recibo aquello que espero y quiero.

Interpretando así, mi entorno como hostil. Es entonces cuando la comida juega un papel importante, enmascarando conflictos a los cuales no quiero/puedo hacerles frente y sintiendo un alivio que con las personas de mi entorno y conmigo mismo no encuentro. Como Es La Adiccion A La Comida Como Es La Adiccion A La Comida Como comentábamos anteriormente, el ansia por comer es una señal de nuestro cuerpo-mente, indicando que algo no va bien. A veces, puede responder a una insatisfacción con mi vida, no sentirme lleno, realizado Estar estancado en una rutina donde no nutro todas mis hambres, puede acabar en que recurra a la comida para sentirme lleno y satisfecho.

Si eres de los que comes dulce ¿cuántos momentos dulces tienes en tu día a día? Si eres de los que comes salado ¿a cuántos retos, nuevas actividades te enfrentas en este momento de tu vida? Si ponemos en el buscador de google, hambre y dieta, encontraremos muchas páginas que indican “lucha contra el hambre” “controla tu hambre”.

Haciéndonos creer que el control es una buena herramienta para acabar con mi ansiedad. Y no, no se trata de controlar nuestra hambre, o de luchar en contra de ella. Sino más bien, todo lo contrario. Necesitamos escuchar nuestras señales internas y nutrirlas de otras formas que no sean tan sólo con comida.

You might be interested:  Como Preparar Comida Vegetariana Mexicana?

Un porcentaje elevado de personas que comen emocionalmente, están cansados de hacer dietas una y otra vez, pensando que no logran alcanzar sus objetivos porque les falta fuerza de voluntad. Incluso muchos profesionales de la salud llegan a pensar que un obeso lo es porque es perezoso y no tiene la suficiente valía como para cambiar sus hábitos.

Y nada más lejos de la realidad, investigaciones rigurosas fallan a la hora de demostrar que la obesidad es consecuencia directa de la pereza o falta de fuerza de voluntad. Es aquí cuando se nos plantea una cuestión: entonces, ¿la dieta no es la solución? Podemos decir que la dieta no es lo único que debemos tener en cuenta. Como Es La Adiccion A La Comida Como Es La Adiccion A La Comida He creado este libro como herramienta añadida a la terapia en consulta. A través de estas páginas te guiaré para que seas capaz de explorar tu relación con la comida y tus emociones. En él te propongo ejercicios prácticos para aportarte una guía de gestión emocional ¿Quieres saber más? Por lo tanto, podemos indicar que las dietas restrictivas, aumentan considerablemente las probabilidades de comer de manera emocional,

  • Culpa
  • Frustración
  • Ansiedad por comer
  • Ciclos de restricción-atracón

¿Cuál es el origen de la adicción?

“El origen de las adicciones es un trauma” – Aunque siempre se asocia la adicción a las sustancias psicoactivas o los excesos en el juego, la realidad es que prácticamente todo puede transformarse en adicción, Actualmente se puede ser adicto del alcohol, del sexo, de internet y de los videojuegos, del consumo, de otras drogas legales e ilegales, del azúcar y de la comida basura, del deporte o del trabajo, entre otras.

  1. Como se puede constatar, cualquier acción que, en nuestro día a día, nos alivie o libere de tener que enfrentarnos a determinadas situaciones o que logre que nos evadamos puede convertirse potencialmente en una adicción,
  2. El último en aceptar esta premisa ha sido Gabor Mate, un médico canadiense laureado con la Orden de Canadá, que asegura que,

La adicción, según Mate, cubre una necesidad humana esencial. Esta adicción suele estar dirigida a eliminar unas sensaciones que se repiten en prácticamente todas las personas enfermas de alguna adicción: Según él, a mayor adversidad atravesada en la infancia más aumenta el riesgo de convertirse en adicto.

¿Qué pasa en el cerebro con la adicción a la comida?

El papel del receptor de la dopamina D2 – Otro de los hallazgos del estudio es el papel del receptor de la dopamina D2 a nivel cortical en la adicción a la comida. Este receptor había sido implicado en la adicción a drogas por su actuación a nivel de áreas subcorticales y en particular del sistema límbico.

En este estudio se identifica por primera vez como la adicción a la comida produce una sobreexpresión del gen del receptor de la dopamina D2 a nivel del córtex prefrontal y dicha sobreexpresión está directamente implicada en la pérdida de control de la ingesta. “La identificación de un área cortical específica en la pérdida de control de la ingesta de comida puede ser interesante para la prevención y tratamiento de este trastorno.

Las áreas corticales son las estructuras cerebrales de máximo orden jerárquico para el control de la conducta y representan por consiguiente áreas cerebrales de un enorme interés terapéutico”, propone Rafael Maldonado, director del Laboratorio de Neurofarmacología- de la UPF y uno de los líderes del estudio.

  • Los autores han demostrado que una activación del circuito otorga mejor control sobre el refuerzo, mientras que una disminución de la actividad del circuito hace que se pierda el control inhibitorio y el animal sea más vulnerable a desarrollar una conducta adictiva.
  • Por ello, sugerimos que una posible diana terapéutica para esta enfermedad podría ser la estimulación de este circuito cerebral para lo cual se dispone en el momento actual de técnicas bastante precisas”, añade Maldonado.

Además, este artículo proporciona más evidencias científicas al debate sobre la existencia de la adicción a la comida. “Hay cierta controversia actualmente sobre cómo clasificar este importante trastorno del comportamiento y nuestros resultados refuerzan la idea de que esta adicción existe y tiene características comunes a la adicción a las drogas”, destaca el investigador.

¿Cómo se cura la adicción a la comida?

Tratamiento de la adicción a la comida – El tratamiento de adicción a la comida en Orbium es similar al del resto de adicciones comportamentales. Además, también debe incorporar la mejora progresiva de los atracones y del TCA (u otros factores psicológicos adversos) en el caso de presentarse.

Primero es importante conocer el estado del paciente mediante la terapia cognitivo-conductual, terapia EMDR, talleres de relajación o mindfulness y la personalización de las actividades a realizar para instaurar los hábitos nuevos. Se trabaja el control de los impulsos, el manejo y reducción de la ansiedad, la gestión emocional y la instauración de hábitos de vida saludables para asegurar el bienestar físico y emocional de la persona.

A lo largo del tratamiento se prioriza la mejora de la relación hacia la comida y la autoestima, dos factores que suelen verse repercutidos en estos casos. Si tú o alguien de tu entorno presenta una conducta dependiente hacia determinados alimentos o síntomas de un trastorno de la conducta alimentaria, no dudes en contactarnos.