Como Puede Prevenirse La Adicción A La Comida?

Como Puede Prevenirse La Adicción A La Comida
¿Cómo prevenir la adicción a la comida? –

Abordar los problemas psicológicos subyacentes. Saber cuándo dejar de comer y cómo mantener una dieta saludable. No obsesionarse con la comida. Realizar otras actividades placenteras y establecer horarios para realizar las comidas. Aprender a manejar la ansiedad y a afrontar las circunstancias estresantes realizando alguna otra actividad más saludable.

¿Qué desorden puede provocar la adicción a la comida?

Adicción a la comida y otros trastornos alimentarios. La adicción a la comida es un problema que va en aumento en la población general. Cada vez hay más personas con dificultad para resistirse a ciertos tipos de alimentos, usualmente hipercalóricos y muy procesados.

  • Este, además es un problema que se relaciona con varios trastornos de la conducta alimentaria como la bulimia, la anorexia y otro.
  • Si este es tu caso o el de un ser querido es fundamental que entiendas la enfermedad para iniciar un cambio.
  • Conocerás todo lo que necesitas saber acerca de un trastorno alimentario, para poder ayudar a la persona que sufre.

También, te mostraré porque una intervención es la mejor opción para ayudar a una persona incapaz de percibir que tiene un problema. Estas conductas pueden ocasionar problemas de salud grave como, daños en el corazón, en el aparato digestivo e incluso derivar en otras enfermedades.

  • Sin embargo, con un tratamiento adecuado, es posible revertir las complicaciones causadas por el trastorno de la alimentación.
  • Son afecciones graves que se relacionan con las conductas alimentarias y pueden afectar gravemente la salud física y mental de la persona.
  • La mayoría de los trastornos alimenticios están estrechamente relacionados con la atención excesiva del peso corporal, la imagen corporal y la comida.

Estos factores pueden causar conductas alimentarias peligrosas como:

Ataques de hambre episódicos conocido como bulimia. Aumento exagerado de la ingesta de alimentos a deshoras y durante las comidas. Se conocen también como “episodios de atracones” Sobre-ingesta de ciertos alimentos, generalmente dulces o hidratos de carbono, los cuales prefieren comerse en secreto y tienen un gran potencial adictivo. Suelen provocar sentimientos de culpa que derivan en otros problemas.

Es por ello, que te ofrezco la opción de ayudar a tu ser querido mediante una intervención cuidadosamente estructurada y planificada. Para de esta manera, confrontarlo de forma afectiva junto a familiares y amigos. Mi intención es ayudar a la persona con adicción a reconocer los efectos negativos de su comportamiento para que acepte plenamente la ayuda que necesita.

Desde hace algún tiempo la adicción a la comida y trastornos de alimentación han ganado relevancia. Nuestra sociedad junto con factores psicológicos y biológicos influyen en la manifestación de trastornos alimenticios en personas de cualquier edad. Pero, en la adolescencia y en los primeros años de la adultez es la etapa de mayor riesgo.

Generalmente, suele tratarse de una combinación de varias causas las que contribuyen al desarrollo de los trastornos alimenticios. Estas causas pueden estar relacionadas con factores psicológicos, sociales, interpersonales o biológicos. Así como:

Autoestima baja. Depresión, ansiedad, enojo y vergüenza. Relaciones personales y familiares problemáticas. Historia de abuso físico o sexual. Presiones culturales que le dan un valor a obtener un cuerpo perfecto.

Las personas con estas condiciones solo buscan llegar a un estado de relajación y satisfacción para finalmente huir del malestar. Algunos de los trastornos de alimentación que podrían necesitar intervención inmediata son: Las personas con anorexia nerviosa se limitan persistentemente a comer porque tienen pavor de ganar peso.

Este comportamiento lleva a la persona a perder una gran cantidad de peso en poco tiempo. Su miedo por engordar es tan grande que son incapaces de mantener un peso saludable. Sufrir anorexia provoca un estrés muy grande en el afectado/a. A pesar de ser personas muy delgadas, creen que tienen sobrepeso.

Aunque a menudo se rigen por dietas estrictas, se ayudan con mucho ejercicio, laxantes, diuréticos o enemas para continuar perdiendo peso. Las personas con bulimia nerviosa comen demasiado durante un periodo determinado y sienten que no son capaces de dejar de comer.

You might be interested:  Donde Venden Comida Para Peces?

Provocarse vómitos a propósito. Usar laxantes o diuréticos. Tomar pastillas para perder peso. Hacer ayuno. Hacer ejercicio físico en exceso.

Estas conductas que suelen realizarse en secreto y se denominan purgas. Esta enfermedad consiste en episodios frecuentes de atracones en donde la persona come en exceso durante un periodo determinado. Durante la crisis la persona siente que no puede parar de comer a pesar de querer hacerlo.

Además, son capaces de consumir grandes cantidades de comida en poco tiempo incluso cuando no tienen hambre. A diferencia de la bulimia, estas personas no vomitan, ni adoptan otras conductas para compensar sus atracones, por lo que suelen ganar mucho peso. Las personas con este trastorno no tienen interés por la comida.

A pesar de que no temen ganar peso, ni tienen una imagen distorsionada de sí mismas, evitan la comida. Estas personas no comen porque les disgusta el olor, el sabor, la textura o el color de la comida. También, pueden sentir miedo de vomitar y/o atragantarse con un alimento.

  • Cada uno de estos trastornos pueden llegar a ser con el tiempo más compulsivos e incontrolables y llegar a ser mortales.
  • Por ello la importancia de buscar ayuda profesional lo antes posible.
  • Un trastorno de alimentación es muy difícil de controlar o superar por sí mismo.
  • Lamentablemente, la mayoría de las personas con esta condición creen que no necesitan un tratamiento.

Esto se debe a que los trastornos alimenticios pueden llegar a tomar el control de su vida. Si tu ser querido no está listo para reconocer que tiene un problema con la comida, una intervención profesional es la solución más efectiva. En mi programa de intervención te ofrezco un proceso eficaz y duradero que puede ayudar al adicto a reconocer que necesita tratamiento.

Como profesional especializado en adiciones evaluó cuidadosamente el problema para luego realizar una intervención apropiada. En una reunión con la familia, exponemos a la persona con adicción de forma seria y afectiva sobre la realidad de su situación. De esta manera, rompemos con la negación del afectado/a y en muchos casos, la de sus seres queridos.

Una vez aceptada la necesidad del tratamiento se le derivará al espacio más recomendable para recibirlo. Si te encuentras en una situación como esta, permíteme ayudarte, Contáctame y te explicaré todo lo que necesitas saber sobre mi programa de intervención.

¿Cuáles son los tratamientos para las adicciones?

¿Cómo tratan la drogadicción las terapias conductuales? – Las terapias conductuales ayudan a las personas que están bajo tratamiento por drogadicción a modificar sus actitudes y comportamientos relacionados con el consumo de drogas. Como resultado, los pacientes son capaces de afrontar situaciones de estrés y varios factores desencadenantes que podrían causar otra recaída.

You might be interested:  Como Cambiarle La Comida A Mi Perro?

La terapia cognitivo conductual busca ayudar a los pacientes a reconocer, evitar y hacer frente a las situaciones en las que es más probable que consuman drogas. El control de contingencias usa la reafirmación positiva, como por ejemplo el otorgamiento de recompensas o privilegios por no consumir drogas, asistir a las sesiones de apoyo psicológico y participar activamente en ellas, o tomar los medicamentos del tratamiento de acuerdo con las indicaciones. La terapia de estimulación motivacional usa estrategias para aprovechar al máximo la disposición de una persona para modificar su comportamiento e iniciar un tratamiento. La terapia familiar ayuda a las personas con problemas de consumo de drogas (especialmente a los jóvenes) y sus familias a examinar los factores que influyen en las pautas de consumo y mejorar el funcionamiento general de la familia. La facilitación en 12 pasos es un tratamiento individual que normalmente se realiza en 12 sesiones semanales con el propósito de preparar a la persona para que participe activamente en programas de 12 pasos de apoyo mutuo. Los programas de 12 pasos, como el de Alcohólicos Anónimos, no son tratamientos médicos, sino que ofrecen apoyo social y complementan el tratamiento médico. La facilitación en 12 pasos sigue las fases de aceptación, entrega y participación activa en la recuperación, típicas de los programas de 12 pasos.

El tratamiento debe abarcar a la persona en su totalidad.

¿Qué tipo de drogas le quitan las ganas de comer al individuo que las consume?

El consumo de sustancias perjudica al organismo de dos maneras:

La sustancia en sí afecta al organismo.Causa cambios negativos en el estilo de vida, como una alimentación irregular y una dieta deficiente.

Una nutrición adecuada puede ayudar al proceso de sanación. Los nutrientes suministran energía al cuerpo. Le proveen sustancias que forman y mantienen órganos saludables y combaten infecciones. La recuperación del consumo de sustancias también afecta al cuerpo de diferentes maneras, por ejemplo, el metabolismo (procesamiento de la energía), el funcionamiento de los órganos y el bienestar mental.

Diarrea Náuseas y vómitos

Estos síntomas pueden llevar a una falta de nutrientes suficientes y a un desequilibrio de electrólitos (como sodio, potasio y cloruro). Consumir comidas equilibradas puede reducir la gravedad de estos síntomas (sin embargo, comer puede ser difícil debido a las náuseas).

  • Se recomienda una dieta rica en fibra con muchos carbohidratos complejos (como granos integrales, verduras, guisantes y legumbres).
  • ALCOHOL El consumo de alcohol es una de las principales causas de deficiencia nutricional en los Estados Unidos.
  • Las deficiencias más comunes son la de vitaminas B ( B1, B6 y ácido fólico ).

La deficiencia de estos nutrientes causa anemia y problemas del sistema nervioso (neurológicos). Por ejemplo, una enfermedad llamada síndrome de Wernicke-Korsakoff (“cerebro húmedo”) ocurre cuando el consumo excesivo de alcohol causa una insuficiencia de B1.

El consumo de alcohol también causa daño a dos órganos mayores involucrados en el metabolismo y la nutrición: el hígado y el páncreas. El hígado elimina las toxinas de las sustancias dañinas. El páncreas regula el azúcar en la sangre y la absorción de la grasa. El daño a estos dos órganos produce un desequilibrio de líquidos, calorías, proteínas y electrólitos,

Otras complicaciones incluyen:

Presión arterial alta Daño hepático permanente (o cirrosis ) Desnutrición grave Disminución de la expectativa de vida

You might be interested:  Como Sacar Comida De Una Muela Picada?

Una dieta deficiente en una mujer embarazada, especialmente si consume alcohol, puede perjudicar el crecimiento y desarrollo del bebé en el útero. Los bebés que están expuestos al alcohol mientras están en el útero, a menudo tienen problemas físicos y mentales.

El alcohol afecta al bebé en crecimiento ya que atraviesa la placenta. Después del nacimiento, el bebé puede experimentar síntomas de abstinencia. Se pueden necesitar pruebas de laboratorio para proteínas, hierro y electrólitos con el fin de determinar si hay enfermedad hepática además del problema de alcohol.

Adicción a la comida. Dra. Isabel Belaustegui: Flora intestinal, enganche emocional y qué hacer.

Las mujeres que beben mucho presentan un alto riesgo de osteoporosis y pueden necesitar tomar suplementos de calcio. ESTIMULANTES El uso de estimulantes (como el crack, la cocaína y las metanfetaminas ) disminuye el apetito y lleva a la pérdida de peso y a la desnutrición.

  1. Los consumidores de estas drogas pueden permanecer despiertos durante días.
  2. Pueden deshidratarse y sufrir desequilibrios electrolíticos durante estos episodios.
  3. El retorno a una alimentación normal puede ser difícil si ha habido una pérdida de peso considerable.
  4. Los problemas de memoria, que pueden ser permanentes, son una complicación del consumo prolongado de estimulantes.

MARIHUANA La marihuana puede aumentar el apetito. Algunos consumidores habituales pueden presentar sobrepeso y es posible que necesiten reducir la grasa, el azúcar y las calorías totales. NUTRICIÓN Y ASPECTOS PSICOLÓGICOS DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS Cuando una persona se siente mejor, es menos propensa a empezar a consumir alcohol y drogas de nuevo.

Dado que una nutrición balanceada ayuda a mejorar el estado de ánimo y la salud, es importante estimular una alimentación saludable en personas que se están recuperando de problemas con el alcohol y otras drogas. Sin embargo, es posible que una persona que acaba de renunciar a una fuente de placer importante no esté lista para realizar otros cambios drásticos en el estilo de vida.

Por lo tanto, es más importante que la persona evite recaer en el consumo de sustancias que ceñirse a una dieta estricta. PAUTAS

Cíñase a horas de comidas regulares. Consuma alimentos con poca grasa. Los suplementos minerales y vitamínicos pueden ayudar durante la recuperación (esto puede incluir complejo B, zinc y vitaminas A y C).

Una persona con consumo de sustancias es más propensa a recaer cuando tiene malos hábitos alimentarios. Esta es la razón por la cual las comidas regulares son tan importantes. La adicción al alcohol y a las drogas provoca que la persona olvide cómo es la sensación de tener hambre, y más bien la interpreta como un deseo vehemente por la droga.

  • Se debe estimular a la persona para que piense que puede tener hambre cuando los deseos vehementes se vuelven fuertes.
  • La deshidratación es común durante la recuperación de la drogadicción.
  • Es importante obtener suficiente líquido durante y entre las comidas.
  • El apetito por lo regular retorna durante la recuperación.

Una persona en recuperación a menudo es más propensa a comer en exceso, en particular si estuvo tomando estimulantes. Es importante consumir comidas y refrigerios saludables y evitar las comidas ricas en calorías con poco valor nutritivo, como los dulces.

Consumir comidas y refrigerios nutritivos.Hacer actividad física y descansar lo suficiente.Reducir la ingesta de cafeína y dejar de fumar en lo posible.Buscar ayuda de asesores o grupos de apoyo regularmente.Tomar suplementos de vitaminas y minerales si el proveedor de atención médica lo recomienda.