Con Que Comida Se Acompaña El Vino Tinto?

Con Que Comida Se Acompaña El Vino Tinto
¿Qué tipos de comida le van al vino tinto?

  • Carnes rojas. ¿Alguien concibe un chuletón o un estofado sin una copa de tinto al lado?
  • Queso. El queso es el clásico con el que nunca falla con el vino tinto, con este acompañante, el vino siempre sabe mejor.
  • Pescado. Correcto, el pescado también es perfecto.
  • Pasta.

¿Qué tipo de comida va con el vino tinto?

Claves para acompañar con éxito el vino y los alimentos Con Que Comida Se Acompaña El Vino Tinto Desde siempre, los vinos se han servido para acompañar las comidas, se considera que al estimular el apetito y desinhibir, contribuyen al placer y bienestar de los comensales y, por las características propias, enriquecen la “paleta” de sabores. El orden de los vinos El famoso autor del primer tratado de gastronomía Jean Anthelme Brillat Savarin (1755-1826) decía que el buen orden de la degustación de vinos va “de los más alegres a los más perfumados”, en general el servicio de vinos obedece las siguientes reglas: los más jóvenes antes que los añejos, los ligeros antes que los más potentes o alcoholizados, los frescos antes que los templados (a temperatura ambiente) y los secos antes que los dulces.

De todos modos esta regla se puede romper de forma juiciosa, en especial al comienzo o final de cada comida. Por ejemplo, un vino de Madeira se suele servir para postres, pero si está frío puede ser ideal como aperitivo (para los aperitivos suele valer casi cualquier bebida, cerveza, vinos, finos, cava, champagne, ginebra,.

la regla es que se sirva fría). Es importante saber que cada país y región tiene sus propias costumbres y normas, lo que para un lugar puede ser ley incuestionable en otro sitio puede ser inapropiado. Sin embargo, los usos evolucionan con el tiempo y lo que hoy parece natural puede dejar de serlo mañana.

  • El maridaje de los vinos y los alimentos
  • El maridaje quiere decir unión, la alianza que se establece entre un vino y un determinado alimento en el que ambas partes salen ganando produciendo una gama de sensaciones que van de la más simple a las verdaderamente inolvidables.
  • No es materia fácil maridar dos elementos con tantos matices y tan variantes como los vinos y los alimentos, para ello debemos seguir algunos principios que nos podrán ayudar.

Antes de comer (aperitivos) se suelen tomar vinos fríos o vinos con carácter y en pequeñas cantidades para que el paladar se concentre en los platos que llegarán a continuación, un cava, un champagne (no milesimado) o un blanco ligero son ideales. Por el contrario si vamos a tomar un vino sin más, a secas, lo mejor es uno no muy dulce y de carácter neutro.

  • La ocasión puede influir mucho en el vino, en verano nos dejamos tentar por vinos blancos frescos y afrutados, mientras que en invierno se prefiere el calor de un tinto robusto o un blanco con carácter.
  • Para comidas al aire libre, terrazas y en especial para ensaladas se suele usar vinos rosados como el Cigales o rosado de Navarra.

Con un vino tinto casi todo está permitido, suelen tomarse con carnes asadas o a la parrilla, con vinos rosados se suele optar por comidas mas bien mediterráneas y ligeras, y con un vino blanco nos orientamos a pescados, mariscos y aves. Estos tres “matrimonios ideales” son fruto de la historia y las costumbres y están basados en tres principios fundamentales:

  • Color: La regla tradicional del vino blanco con los pescados y del vino tinto con las carnes obedece al más elemental sentido común. Un vino tinto, por lo general más tánico, puede dar al pescado y al marisco un gusto metálico, de igual modo que la caza o los platos de sabores fuertes aniquilan a la mayoría de vinos blancos.
  • Densidad: La graduación alcohólica y la concentración aromática de un vino deben acompañar el sabor de un plato, es decir, los manjares delicados merecen vinos sutiles, mientras que los alimentos fuertes requieren vinos más potentes.
  • Aromas: En ocasiones, un contraste de aromas entre el vino y la comida es agradable (un vino con matices de limón puede acompañar pescado a la parrilla o frito), pero por lo general siempre es mejor la armonía.
  1. ¿Que se elige antes el vino o el alimento?
  2. En la mayor parte de países occidentales, donde se dispone de una amplia gama de vinos, generalmente se elige los platos del menú antes de seleccionar los vinos.
  3. Sin embargo, cuando no hay más que uno o dos comensales y una botella de vino resulta suficiente, o apetece un vino blanco fresco, en verano, o un reconfortante vino tinto en invierno, habrá que privilegiar el vino al alimento y componer en consecuencia el menú.

Con Que Comida Se Acompaña El Vino Tinto ALGUNOS MARIDAJES RECOMENDADOS

  • Anchoas: Jerez fino, vinos blancos y rosados o tintos españoles.
  • Buey asado: rioja reserva, ribera del Duero, saint-émilion, pomerol
  • Buey estofado: cariñena tinto, cotes de Bourg, fitou
  • Callos: penedés semiseco, Chardonnay, corbiéres, macon
  • Capón: Chardonnay, penedés, somontano, rioja
  • Carne parrilla (churrasco, asado): rioja, penedés, cabernet Sauvignon, fitou
  • Cerdo asado: cotes-du-rhone, macon, anjou, barbera
  • Charcutería: rioja alavesa joven, tavel rosado, lambrusco seco
  • Cordero asado: rioja reserva, ridera del Duero, cabernet Sauvignon del penedés
  • Ensalada: blancos ácidos (godello gallego), chenin blanc del loira
  • Fabada asturiana: tintos de tempranillo, garnacha y cariñena
  • Langosta o bogavante: cava, champagne, albariños gallegos
  • Langostinos y gambas: blancos gallegos
  • Mariscos: blancos gallegos
  • Pasta (salsa en carne): vinos italianos, lambrusco
  • Pasta (salsa hierbas, quesos, marineras): vinos blancos
  • Pescados: albariños y godellos

: Claves para acompañar con éxito el vino y los alimentos

¿Qué tipo de vino va con cada comida?

Las carnes blancas se acompañan con vino blanco. Las carnes rojas se acompañan con vinos tintos. Las ostras y el caviar se complementan con champagne. Los postres se llevan perfecto con vinos dulces.

You might be interested:  Para Que Sirve El Epazote En La Comida?

¿Cuál es el vino ideal para pastas?

Un Sauvignon Blanc, un Pinot Grigio o un cava o espumante frescos podrían ser la elección. Cuando los quesos se apoderan del plato, la salsa se vuelve un gran aliado en la armonización.

¿Qué tipo de vino se toma con quesos?

Aprenda cómo combinar diferentes tipos de quesos con un buen vino Los vinos y los quesos son una buena combinación, siempre y cuando sepa cómo emparejarlos para disfrutar del sabor de ambos, sin que ninguno se vea minimizado. Para disfrutar una tarde de amigos, para una ocasión especial en pareja, entre otros momentos, esta combinación resulta ser un acompañamiento perfecto, además de exquisito.

De acuerdo con Andrea Fernández, experta en vinos, “lo más importante en la búsqueda de combinaciones entre queso y vino es que ninguno de los dos debe imponerse al otro, esto es lo que se conoce como equilibrio o balance”. Lo que se debe tener en cuenta, según los expertos, es que un queso muy complejo no debe acompañarse con un vino igualmente complejo, porque la intensa gama de aromas y sabores que estos despliegan choca con una, no menos amplia, escala de estos mismos atributos en un vino muy elaborado.

Idealmente, quesos intensos en complejidad irían mucho mejor con vinos jóvenes. Reglas a la hora de combinar Sin importar el color, existe una regla básica a seguir y es que entre más blanco y fresco sea un queso, más frutal y suave deberá ser el vino; y entre más oscuro y duro el queso, el vino deberá ser más fuerte,

  • Por lo tanto, los quesos fuertes y concentrados se deben acompañar con un Chardonay o un Pinot Noir.
  • Los quesos azules se acompañan bien con vinos dulces como el Sauternes o el Oporto.
  • En los casos en que se opta por la tabla de quesos, la mejor opción es un tinto joven, puesto que este ayudará a lograr un mejor equilibrio entre el y los variados sabores de los quesos elegidos”, señala el chef de La Cigale, Francois Cornelis.

En ciertas ocasiones, la combinación ideal se basa en el contraste de los sabores. Por ejemplo, quesos muy salados contrastan con vinos dulces. Otro ejemplo sería con los quesos picantes que se acompañan muy bien con vinos picantes. En cambio, los quesos grasosos se complementan con vinos ácidos.

  • Por otro lado, los quesos blandos maduros y suaves, como el Brie, el Camembert, los quesos de cabra, entre otros, se acompañan con Chardonay, Champagne, Rieslieng y con Sauvignon Blanc.
  • El queso Manchego se acompaña mejor con Cabernet Sauvignon.
  • Entre tanto, el famoso queso inglés Cheddar, se combina perfecto con vinos afrutados, mientras que el Gruyere suizo va muy bien con vino blanco.

El queso italiano Provolone, semi-duro y alto en grasa, es ideal con Cabernet Sauvignon. El queso Gouda o tipo Gouda, también conocido como holandés, se marida perfectamente con un Merlot. Por último el Parmesano se acompaña muy bien con un vino tinto o también con un vino blanco, como por ejemplo un Chardonay agudo.

El queso Camembert es muy consumido en Colombia y se combina muy bien con champagne.El vino blanco es la mejor opción para disfrutar del sabor del queso suizo Gruyere.El fuerte sabor del queso azul es contrastado por un vino dulce como el Oporto. La Opinión

Francois Cornelis Chef y dueño de La Cigale “Lo más importante a lahora de acompañar un queso con vino es que ambos se complementen en texturay suavidad. No se deben combinar dos sabores fuertes”. : Aprenda cómo combinar diferentes tipos de quesos con un buen vino

¿Qué tipo de vino se toma con pizza?

Con Que Comida Se Acompaña El Vino Tinto Apreciada por todo el mundo, la pizza ya forma parte de la cultura gastronómica de muchos países. El manjar, generalmente preparado en gran tamaño, es ideal para compartir y este es uno de los factores que hace que lo asociemos a un momento de relax con amigos o familiares.

  1. Para hacer la experiencia aún más especial, nada como maridar buenos vinos con los más diversos sabores de pizzas.
  2. Versátil, la bebida es un acompañamiento perfecto para un plato de influencia italiana.
  3. Un vino tinto más intenso, por ejemplo, es un buen acompañante para la querida pizza de pepperoni, mientras que los blancos aromáticos pueden ir a la mesa con sabores que rezuman queso.

Echa un vistazo a las sugerencias del equipo de expertos en vinos a continuación y ¡buen provecho!

¿Cuál es el mejor vino para la carne?

Vea cuál es el mejor vino para las carnes rojas Esta bebida que es tan idolatrada a través de la historia, posee una elegancia realmente extasiante, pero que puede intimidar a muchos que no saben qué vino deben comprar. ¡No le tema! En este post, le daremos una guía rápida y fácil para elegir el vino para su próxima receta.

  1. El vino para acompañar a su plato se puede elegir de varias maneras, como por el tipo de uva o por la edad de la bebida, por ejemplo.
  2. Sin contar la regla generalista (pero con un fondo de verdad, como veremos a continuación) de que vinos tintos pegan con carnes rojas y vinos blancos con carnes brancas.

En nuestro caso, enfocaremos solo en las carnes rojas. ¡ También es importante recordar que un plato se puede armonizar con diferentes tipos de vino! Vamos comenzar por un tipo de vino específico: vino rosado seco cae muy bien con carnes magras asadas y platos muy condimentados y picantes.

  1. Platos muy condimentados y picantes también pegan bien con vinos tintos jóvenes con un máximo de 3 años.
  2. La fecha de fabricación del vino siempre se muestra en la botella, entonces es fácil saber su edad.
  3. Esos vinos tintos jóvenes, así como vinos con hasta 7 años, también caen bien con carnes magras asadas, estofadas o a la parrilla.

Sin embargo, vinos con más de 3 años no son buenas elecciones para platos muy condimentados y picantes. Con todo, la mejor elección para una carne asada o a la parrilla, magra o gorda, son vinos tintos reservados con más de 7 años. Usted puede, por supuesto, hacer su asado con un vino tinto más joven, pero si tiene oportunidad de acompañarlo con un vino más maduro, ¡le recomendamos la elección! Otra forma de armonizar el vino tinto es a través del tipo de uva.

  1. Cada tipo de uva armoniza mejor con un corte diferente de carne.
  2. Para filetes, usted puede buscar por un vino tinto Pinot Noir.
  3. Para el bife angosto, busque un Cabernet o un Syrah.
  4. Y para bife ancho con tapa, elija Cabernet o Chianti.
  5. Para otros cortes de carnes rojas, le recomendamos que elija un vino tinto Cabernet Sauvignon o Syrah.
You might be interested:  Cuántos Kilos De Comida Consume Una Persona Al Día?

Además, usted también puede armonizar el vino según la salsa de la carne. Para salsas picantes, usted puede elegir un vino blanco Sauvignon Blanc o Riesling, siendo que el primero también es una excelente elección para carnes con salsas de limón. Ya salsas mantecosas, de queso o con más cuerpo piden un vino tinto Cabernet o Syrah.

¿Qué tipo de vino se toma con el pescado?

Una carta segura a la hora de maridar pescados es el sauvignon blanc. Gracias a su frescor y acidez, acompaña muy bien los productos del mar. Pero eso no significa que sea la única ni la mejor alternativa. En esta nota te invitamos a salir de la zona de confort, maridando pescados con vinos tintos, rosados u otras variedades blancas.

  • En este tipo de maridaje no solo tenemos que considerar qué tipo de pescado vamos a comer, si es magro, graso o carnoso.
  • También son relevantes los sabores e ingredientes que lo acompañan y su tipo de cocción, ya que estos también deberán armonizar con la bebida que escojamos.
  • En general, vinos blancos frescos y crujientes, rosados o tintos de cuerpo medio o ligero, se consideran las mejores alternativas.

Lo importante es evitar vinos con mucho cuerpo, ya que sus taninos chocarán incluso con una gota de jugo de limón, uno de los ingredientes más comunes que se añade a los pescados. A continuación te explicamos por qué estas tres variedades (que no son sauvignon blanc) funcionan de maravillas al maridar con pescados.

¿Qué es mejor para la salud el vino tinto o el blanco?

¿Cuál tiene más calorías? – Entre todas las opciones, si eres amante del vino, es mejor elegir el vino tinto de más de dos años. Sobre todo por el azúcar, cuanto más joven sea el vino más azúcar tiene, En términos generales, las calorías son muy similares.

  1. De hecho, el quid está en el grado alcohólico, los azúcares presentes y el volumen de la copa, sin importar el color,
  2. Pero diremos, para ser exactos, que una copa de vino tinto puede contener unas 63 calorías por cada 100 ml, mientras un vino blanco 70 calorías por cada 100 ml aproximadamente.
  3. Mas o menos la cantidad de kcal que contiene un yogurt.

Eso sí, el vino tinto tiene más beneficios para la salud que el vino blanco. Esto se debe a que el vino tinto tiene una mayor cantidad de resveratrol que el vino blanco, al encontrarse fundamentalmente en las semillas y piel de la uva utilizadas en el proceso de fermentación, cosa que el vino blanco no tiene.

  1. El proceso de elaboración de estos vinos es bastante parecido, pero tienen una serie de variaciones que son cruciales a la hora de obtener un producto final radicalmente distinto.
  2. Durante el proceso de fermentación, se convierten los azúcares naturales del jugo de la uva en alcohol.
  3. En algunos casos en la fermentación se añaden levadura para controlar dicho proceso.

Por consiguiente, cuanto más se aleje de lo natural, más engordará el vino. Por ejemplo, el proceso de maceración del vino tinto dura varios días, ya que se encadena con una primera fermentación. Por el contrario, el vino blanco suele tener una proceso “inexistente”, o dura tan solo unas horas (entre 12 hrs y 16 hrs).

Si en su proceso de elaboración, se macera el mosto con la piel y las pepitas, antes de fermentar, el vino blanco contendrá más componentes aromáticos y resveratrol, el antioxidante presente en el vino tinto con propiedades antiaging y beneficios a nivel cardiovascular y cerebral. En resumen, ambas bebidas contienen beneficios si se beben con moderación, unos 30 gramos como máximo para el varón adulto y 20 para la mujer.

Es decir, teniendo en cuenta un vino de 13 grados, sería de algo menos de dos copas diarias para las mujeres y de tres copas diarias para los hombres, Si hay que elegir, el tinto suele aportar más beneficios y nutrientes a nuestro organismo debido a su proceso de elaboración, su menor contenido en azúcares simples y su mayor cantidas de resveratrol.

¿Qué frutas combinan con vino tinto?

Frutas rojas y negras – En verano encontramos en temporada las ricas fresas, frambuesas, cerezas, moras, grosellas y granadas. Estas frutas con intenso color rojo combinan a la perfección con vinos de tonos similares. Podemos tomarlas con rosados y tintos jóvenes, afrutados.

¿Cuál es el mejor vino para acompañar mariscos?

¿Buscas el maridaje perfecto? Te presentamos algunas opciones de vinos para acompañar tu platillo con salmón dependiendo de su tipo de preparación. – Combinar con éxito un buen vino con una comida con mariscos o pescado suele ser algo sencillo si se piensa en términos de peso y consistencia.

  1. Un pescado crudo delicado y unos mariscos salados van bien con un vino blanco de similar delicadeza.
  2. Del mismo modo, un pescado de sabor más vivo, cocinado a la parrilla, combina bien con un blanco con más cuerpo, y si el pescado se sirve con una reducción de vino tinto, por ejemplo, entonces un vino tinto puede ser una mejor opción.

Una comida con mariscos suele ir bien con vinos blancos ligeros y con vinos espumosos, como Champagne. Si el platillo es picante, se puede llegar a maridar con un vino tinto de sabor más dulce. Un pescado blanco a la mantequilla va muy bien con un blanco de Borgoña de uva Chardonnay,

¿Qué comida se acompaña con vino Merlot?

Los 5 maridajes perfectos para el Merlot: – Aperitivo y bocadillos: quesos maduros como el Gruyère o el Cheddar, u otros como el Brie, Azul o incluso un buen fondue de queso. También el Merlot resulta perfecto con vegetales grillados o asados, como zapallo, tomate, setas, cebolla o papa camote, ideal con un toque ahumado, además de frutos secos y aceitunas verdes o negras.

Pescados: idealmente aquellos de sabor intenso y composición más grasa, como el salmón, bonito, bacalao, o atún; estos, preparados asados, al horno o al pilpil, por ejemplo, son una excelente opción para maridar. Carnes rojas: armoniza muy bien con preparaciones como filete a la plancha, hamburguesas, estofados suaves, estos acompañados de salsas con tomillo, ciruelas, berries o trufa.

Pueden servirse junto a verduras salteadas, papas al horno o crema pastelera. Platos picantes y masas: el Merlot y las especias picantes hacen una muy buena combinación. Platos como el curry indio, tacos, burritos, son perfectos con este vino. El merquén también es una excelente alternativa para agregar a platos como lentejas o pollo a la plancha.

You might be interested:  Cual Es La Comida Tipica De España?

¿Qué tipo de vino se toma con lasagna?

La elección del vino que acompañará a este tradicional plato italiano dependerá fundamentalmente de la composición de su salsa. La elección del vino que acompañará a este tradicional plato italiano dependerá fundamentalmente de la composición de su salsa.

La lasaña es uno de los platos más tradicionales de la cocina italiana, Sin embargo, gracias a su gran popularidad es posible encontrarla con frecuencia en hogares de todo el mundo. Es por eso que su preparación es distinta según el chef y los ingredientes que utilice, por ejemplo, carne, verduras o pescados.

No obstante, en esta ocasión nos referiremos a su versión más clásica: Lasagna alla Bolognese (o Lasaña a la boloñesa). Los ingredientes principales de esta salsa son el tomate y la carne molida (o picada) de vacuno. Luego influirá el estilo del chef, quien aplicará diferentes ingredientes a su gusto.

Los más comunes son: queso parmesano, crema de leche, cebolla, zanahoria, pimiento morrón, ajo, especias y hierbas varias. Incluso hay quienes utilizan azúcar para disminuir la acidez de la salsa. Por lo tanto, la elección del vino dependerá de los elementos que componen esa salsa, Aún así, según el sommelier Gabriel Salas, podemos guiarnos por algunos parámetros básicos: el vino debe ser tinto, ya que la salsa contiene carne de vacuno.

Y, si se optó por no disminuir la acidez natural de la salsa, ese tinto debe ser Cabernet Sauvignon, por ejemplo, Casillero del Diablo, Con Que Comida Se Acompaña El Vino Tinto Los taninos de esta cepa ayudarán a “cortar” la grasa de la carne y su acidez combinará muy bien con la acidez propia de los tomates de la salsa boloñesa. Si por el contrario, el chef optó por incluir hierbas y especias en la preparación, es recomendable un maridaje con un Carmenere, de preferencia Marques de Casa Concha,

  1. Este vino soporta ambos elementos: la grasa de la carne y el aliño de la salsa que, al ser preparada de esta manera, disminuye su acidez.
  2. Otra sugerencia nos da la sommelier Claudia Juarez, quien nos recomienda Trio Cabernet Sauvignon, una ensamblaje que contiene 15% de Cabernet Franc, 15% de Syrah y 70% de Carbernet Sauvignon, donde esta última cepa se caracteriza por una elevada concentración tánica gracias a su paso por barrica de 8 meses, logrando empatar en sabor a una lasaña de sabor más intenso.

Existe también la posibilidad de encontrarse con una lasaña boloñesa de carne de cordero, en ese caso no dude en escoger un Syrah, por ejemplo, Gran Reserva Serie Riberas,

¿Qué vino se toma con jamón serrano?

¿Cuál es el mejor jamón para maridar con un buen vino? – Tal y como señalan los expertos, cuanto mayor sea el tiempo de curación del jamón serrano, mayor puede ser el tiempo de crianza del vino que elijamos para maridar. Así, lo más adecuado es maridar jamones poco curados o de bodega con vinos tintos jóvenes y fresco s.

  • En el caso de los jamones serranos tipo reserva podemos elegir vinos tintos con más cuerpo, por ejemplo, tintos de reserva o gran reserva.
  • Aunque también podemos decidirnos por vinos más jóvenes, ya que su baja intensidad dará más protagonismo al sabor y el aroma del jamón serrano, aportándole también nuevos matices al combinarse con la grasa.

Otra opción interesante es maridar el jamón serrano con vinos generosos como la manzanilla o el fino. Unos vinos intensos de sabor que pueden llegar a acentuar de forma notable el sabor del jamón. Estos vinos, con una graduación entre 15 y 23 grados, brindan un excelente maridaje con el jamón serrano al resaltar su textura.

  • Uno de los vinos más aplaudidos con el jamón son los vinos de Jerez, debido a su salinidad armonizan a la perfección con el jamón.
  • Dentro de esta familia de vinos los amontillados y los palo cortados, hacen parejas perfectas con el jamón.
  • Hay que excluir, eso sí, las variedades dulces de estos vinos.

Y, como combinación más especial, podemos probar a combinar una rica tapa de jamón serrano con cava bien frío. Una alternativa que introduce frescura y muchos matices al jamón y, aunque es una propuesta más inusual, resulta realmente interesante. ¡Es una de mis favoritas! Suelen desaconsejarse los vinos con demasiado cuerpo, así como los más afrutados y aromáticos como los vinos rosados y los blancos jóvenes. Con Que Comida Se Acompaña El Vino Tinto Jamón serrano y vino El jamón serrano es un alimento fácil de maridar con distintos tipos de vino. Te contamos qué vinos son mejores para maridar con jamón Gastroactivity

¿Por qué el queso se come con vino?

Por qué debes tomar vino para acompañar al queso – Que vino y queso forman una buena pareja, no lo decimos solo nosotros: también la ciencia, Un estudio de 2016 del Institute of Food Technologies demostró que el vino sabe mejor si se consume con queso.

¿Qué vino tomar con queso Gouda?

Queso Gouda Su compañero ideal siempre será un Sauvignon Blanc, o bien un Merlot o Malbec, sólo asegúrate de que sean jóvenes.

¿Cuál es el mejor vino para acompañar una pizza?

Sugerencia de pizza: Pizza blanca – Si realmente quieres jugar con la cremosidad de tu pizza, un Chardonnay es una buena apuesta. Es un vino blanco con cuerpo que le da la estructura y el cuerpo para soportar la densidad de la pizza. Las salsas de pizza a base de crema elevan las notas cremosas naturales del Chardonnay.

¿Qué comida se acompaña con vino Merlot?

Los 5 maridajes perfectos para el Merlot: – Aperitivo y bocadillos: quesos maduros como el Gruyère o el Cheddar, u otros como el Brie, Azul o incluso un buen fondue de queso. También el Merlot resulta perfecto con vegetales grillados o asados, como zapallo, tomate, setas, cebolla o papa camote, ideal con un toque ahumado, además de frutos secos y aceitunas verdes o negras.

  • Pescados: idealmente aquellos de sabor intenso y composición más grasa, como el salmón, bonito, bacalao, o atún; estos, preparados asados, al horno o al pilpil, por ejemplo, son una excelente opción para maridar.
  • Carnes rojas: armoniza muy bien con preparaciones como filete a la plancha, hamburguesas, estofados suaves, estos acompañados de salsas con tomillo, ciruelas, berries o trufa.

Pueden servirse junto a verduras salteadas, papas al horno o crema pastelera. Platos picantes y masas: el Merlot y las especias picantes hacen una muy buena combinación. Platos como el curry indio, tacos, burritos, son perfectos con este vino. El merquén también es una excelente alternativa para agregar a platos como lentejas o pollo a la plancha.